¿Buscas Contactos y Citas Casuales cerca de ti?

¡Únete Ahora Gratis!

Cómo desatar la pasión siendo una zorrita de morbocornudos

Comentario escrito por Andrea.

Hay momentos en la vida en el que es necesario dejar que el fuego y la pasión de una persona se desate sin control para sentirse viva, sobre todo cuando llevas muchos años de relación con la misma pareja.

Y eso fue lo que hice cuando descubrí Ni Cobro Ni Pago.

Ahora soy una zorrita.

Y convertí a mi marido en un auténtico cornudo.

Y muy feliz de serlo.

Foto de parejita morbocornudos

“Una de nuestras fotos calientes”

Nuestra vida de pareja cambió por completo

Nuestras fantasías estaban deseando hacerse realidad y buscando en Internet di con una web llamada morbocornudos.com.

Durante unos meses estuvimos poniendo fotos en la web, al principio eróticas, pero luego más subidas de tono, en plena acción. Los tíos se volvían locos cada vez que enseñaba tetas, y si les dejaba ver mi chochito depilado me enviaban fotocorridas a montones. Era divertido.

Pero llegó un momento en que las fotos se nos quedaron cortas, queríamos ir más allá.

Recibíamos muchos emails, y me ponían cachonda lo que me decían, pero no fuimos más allá de publicar fotos. Eso sí, me hice algo “famosilla” en la web. Pero la verdad es que la página de morbocornudos es muy antigua, muy “simple”, y eso hacía muy difícil el poder contactar.

Nosotros queríamos llevar nuestro morbo a la práctica.

Necesitábamos corneadores dispuestos a cumplir nuestras fantasías más calientes y así poder echar más leña al fuego de nuestra pasión de pareja.

Pero por más que rastreábamos en morbocornudos no encontrábamos nada potable.

Necesitábamos algo más real. Más morboso.

Y cuando conocimos nicobronipago.com el sexo se convirtió en algo maravilloso, y desde entonces disfrutamos como locos.

Era lo que andábamos buscando.

Sexo real con corneadores de verdad.

Esto era otra historia. Nada comparado a lo que habíamos visto en morbocornudos.

Quiero contarte en este artículo cómo fue nuestra experiencia y cómo se puede pasar de una mujer sumida en la monotonía diaria a una zorrita madurita sexy con muchas ganas de follar.

Vestida para ligar enseñando braguitas

¿Tienes curiosidad en el tema?

Pues sique leyendo y ¡alucinarás! Te aseguro que es mi experiencia 100% real.

Mi experiencia personal

Soy Andrea, una mujer madurita de 41 años felizmente casada con mi marido desde hace más de dos décadas, pero como seguro que te podrás imaginar, hay momentos en los que el fuego del deseo se apaga.

He llevado una vida modélica como se suele decir.

He hecho las cosas, tal y como indica la sociedad que hay que hacerlo todo. Y siguiendo la tradición me compré una casa y un coche familiar, contraje matrimonio y tuve hijos.

Todo muy de película. Perfecto e idílico.

Pero sin sexo.

Era una de tantas supermujeres que trabajaban fuera de casa y llevaba para adelante la casa, dos niñas y un marido.

¿Buscas parejas liberales? revisa los últimos inscritos

Es una situación muy común.

Pero los años iban pasando y poco a poco sentía que perdía mi juventud y la ilusión por las cosas. No tenía tiempo para mí, solo pensaba en hacer felices a los demás y que todo estuviera tal y como debía estar.

Me veía reflejada en mi madre.

Y viéndola a ella, también podía imaginarme como iba a ser mi futuro.

Eso me dio que pensar. Y mucho.

Yo no quería ser una mujer amargada. Me sentía aún muy joven, con unas buenas tetas y un culo respingón.

Aún los chicos se fijaban en mi cuando iba al super. Me seguían con el carrito y forzaban un encuentro casual en cualquiera de los pasillos del Mercadona. Eso me gustaba y me hacía sentirme aún deseada por un hombre.

Necesitaba un cambio en mi vida y lo necesitaba ahora.

Así que empecé a tocas teclas.

Provocando con leggins transparentes

Se lo conté a mi marido

Este problema del sexo me estaba ahogando y estaba todo el día rondando en mi cabeza.

Así que decidí hablarlo con mi pareja para intentar buscar una solución.

Una noche en la cama me lancé a exponerle lo que sentía.

Le dije que necesitaba más morbo en nuestra relación, que quería hacer cosas atrevidas, cosas que me pusieran tan cachonda como a una perra en celo.

Necesitaba sentirme deseada, quería mucho sexo guarro.

Y entonces me sorprendió su reacción.

Se acercó a mi oído y me dijo:

“A mí me pasa la mismo. Y lo que más me gustaría hacer es verte follar con otro tío mientras yo os miro a escondidas haciéndome una buena paja”.

Me dejó descolocada.

Porque nunca me había hablado así. Nunca me había insinuado ni siquiera algo similar a eso.

Me pareció una auténtica locura, pero al mismo tiempo eso es lo que yo también ansiaba.

Quería follar con otros tíos. Y cuantos más mejor.

Me puso a mil. Y él también lo estaba.

Ni siquiera esperó la respuesta.

Me tocó y descubrió que estaba muy mojada.

Y me susurró de nuevo:

“Pues esto lo aceptaré como un sí, así que haremos nuestras fantasías realidad. Mañana cuando llegue del trabajo miraré en una web que se llama morbocornudos.com y ahí encontraremos lo que necesitamos”.

La idea nos ponía cachondos

Al día siguiente llamé al trabajo, y por primera vez en mi vida mentí, y dije que no iría a trabajar porque estaba con fiebre en la cama.

La verdad es que fue una mentira a medias porque lo cierto es que estaba con un calentón increíble y no creo que hubiera aguantado estar todo el día rodeada de un montón de tíos tan buenos como lo estaban mis compañeros de trabajo.

Aunque seguro que me habrían apagado el fuego al instante con sexo del bueno jijijiji.

Así que aproveché para investigar por Internet buscando la forma de llevar a la práctica esas fantasías que rondaban mi cabeza.

Después de un rato de búsqueda, me acordé de lo que dijo mi marido de morbocornudos.

¿Cómo sabía él la existencia de una web que se llamaba morbocornudos.com?

¿Acaso este tema le ponía durante tantos años y me lo había ocultado?

No me lo pensé y entré en morbocornudos.com.

Ahí empecé a ver fotos y a leer historias de gente.

Esto era otro mundo para mí. Nunca había visitado una página porno en profundidad y la verdad es que me puso un montón.

Así que le eché valor e hice algo que jamás se me hubiera ocurrido hacer antes.

Cogí mi iphone y me hice todo tipo de fotos guarras.

Me puse en la cama, delante del espejo, y empecé a dejarme llevar por el momento.

Al principio las fotos eran eróticas, sensuales, pero subí el listón a partir de la quinta foto.

Quería ser una auténtica zorrita como las de morbocornudos.

morbocornudos ahora sin leggins

Así que después de una hora de sesión fotográfica, seleccioné las mejores y se las mandé a mi marido por Whatsapp diciéndole que las iba a poner en morbocornudos.com para ver si algún hombre me quería follar mientras él nos miraba detrás de la puerta.

Él me decía que no sería capaz de eso.

Y yo le dije que antes de que llegara a casa ya las tendría subidas en morbocornudos para que todos los tíos me vieran.

Eso le provocó una tremenda erección que tuvo que irse al servicio de la empresa a aliviarse.

El pobre…no le quedaba nada que pasar 😂.

Desde la noche anterior estábamos como una moto.

Él se empalmaba con solo oír el sonido del Whatsapp y se volvía loco cuando veía mis fotos.

Yo ni siquiera me reconocía.

Estaba fuera de mí. Me gustaba sentirme tan cochina

Lo tenía decido, iba a subir a las fotos a morbocornudos.com.

Era una locura.

Si mi madre o mis hijas se enteran de esto… no sé lo que pensarían de mí.

Ellas tenían una imagen de mí como si fuera una monja.

La mujer perfecta que siempre sigue las reglas y nunca actúa por impulso.

Pero ahora todo iba a ser diferente.

Todo me daba igual. Era mi cuerpo y mi vida, y todos en la familia ya éramos adultos como para poder afrontar tal situación si se llegaba a descubrir.

Me registré en morbocornudos.com

Antes de que llegara mi marido a casa ya tenía el perfil hecho y había subido las fotos a morbocornudos.com.

La verdad que era un puntazo verme entre otras zorritas enseñándolo todo.

Tan puritana y tan zorrita.

No terminé de subir la última foto cuando empecé a recibir mensajes de chicos muy bien dotados que quería conocerme.

Tengo que reconocer que las fotos me ponían mucho.

Me mandaban sus rabos tiesos o sus corridas, y aunque eso me ponía muy cachonda, la verdad que su forma de hablar dejaba mucho que desear.

La mayoría de los chicos que me entraron buscaban quedar conmigo a solas, y eso la verdad no es lo que iba buscando.

Ni yo, ni mi marido.

Otros eran muy maleducados y me hacían sentir como si fuera una puta. Como si fuera buscando dinero a cambio de sexo.

Y eso me cabreó un montón.

No era esa la idea. Esa actitud hacía que me sintiera sucia o como si estuviera haciendo algo malo.

Mi intención y la de mi marido, por supuesto, era contactar con chicos educados que entendieran que buscábamos morbo, pasión y desenfreno para enriquecer nuestra relación.

Pasar un rato divertido y agradable con otra persona que quisiera formar parte de nuestro triángulo zorrita, cornudo y corneador.

Sin compromisos, sin ataduras y sin dinero de por medio.

Morbocornudos sin braguitas

Buscábamos sexo real y diversión sin malos rollos.

Encontré lo que buscaba en nicobronipago.com

Los mensajes de usuarios de morbocornudos seguían llegando y con ellos más y más fotos y mensajes diciéndome todo tipo de barbaridades.

Parecía un mercado más que una web de contactos.

Incluso algunos mensajes de distintos usuarios se repetían. Y cuando les hablabas ni siquiera respondían.

Eso me dio que pensar.

Así que seguí buscando en Internet y encontré opiniones de usuarios hablando muy bien acerca de una web donde se podía encontrar el tipo de sexo que yo quería.

Se llama nicobronipago.com.

Así que me metí a ver lo que encontraba.

Lo primero que hice fue registrarme y subir las fotos con un mensaje explicando lo que queríamos mi pareja y yo.

Todo fue superápido y sencillo, y no me llevó más de 10 minutos hacerlo todo.

En este caso, al igual que en morbocornudos, en cuanto puse las fotos empezaron a llegar los mensajes.

Algunos anuncios al azar en nicobronipago.com. ¿Te atreves a contactar?

¿Que tipo de relación buscas?

Pero ahora era otro nivel

Los chicos eran encantadores, educados y muy bien enseñados en temas de sexo.

Sabían cómo conquistar a una mujer y llevársela a su terreno.

Unos caballeros de verdad.

En todo momento me sentí muy cómoda y en las conversaciones siempre estaba presente la figura de mi marido.

Siempre preguntaban por los límites que habíamos impuesto los dos para que después no hubiera imprevistos cuando estuviéramos metidos en materia.

Se notaba que tenían experiencia en esta web.

Concretamente un chico de los primeros que contactó conmigo en nicobronipago, Jose Antonio, fue muy amable y me explicó todo lo que hay que saber de este tema de zorritas y cornudos.

Tuvo el detalle de aclararme dudas y me recomendó algunas cosillas para que lo pusiéramos en práctica y así no hubiera sorpresas ni celos la primera vez que tuviéramos un encuentro con un chico.

Me dio tanta confianza que quedamos para conocernos ese mismo día.

Nuestra primera cita en menos de 2 horas

No te lo vas a creer, pero es normal, porque mi marido tampoco se lo creía.

Me había pasado tiempo en morbocornudos intentando conseguir algo más y en menos de 2 horas en nicobronipago ya teníamos la primera cita con un yogurin de 26 años.

Yo tampoco me lo creía hasta que lo vi con mis propios ojos.

Cuando llegó mi marido a la hora de la cena, yo ya estaba arreglada y lista para la fiesta.

Se quedó alucinando cuando me vio en lencería. Le expliqué que esa noche solo miraría. Un chico llegaría en un rato para jugar a un juego muy divertido.

Solo le di 30 minutos para arreglarse y le sobraron 15.

Cuando llegó el chico, mi marido se quedó en silencio en otra habitación con la puerta entornada y la luz apagada. Yo abrí la puerta y recibí a Jose Antonio con un salto de cama negro transparente, sin nada más. Se me veía todo.

Besandonos mi marido el corneador y yo

El chico entró al salón y se empalmó en dos segundos al verme. Tras presentarnos y decir cuatro chorradas con risas nerviosas, me dijo:

“¡Estás buenísima! ¿Puedo darte un beso?”

Y yo le respondí:

“¿Sólo un beso?”

Me besó con mucha pasión, y luego me empezó a comer las tetas con ganas, pero delicadamente. Entonces le cogí la mano y lo llevé a nuestro dormitorio.

Me estuvo lamiendo por todos lados. Al quitarle el pantalón pude disfrutar de un pene increíble, fuerte y grande, delicioso. Al rato ya estaba cabalgándolo, entrándome hasta el fondo en mi sexo.

Y, por el rabillo del ojo, vi a mi marido mirando en el pasillo, entre las sombras.

¡Tenía los pantalones bajados y se estaba masturbando!

El chico me estuvo follando a lo perrito, luego de pie. Él también vio a mi marido, pero no le hizo caso. Sabía que estaría mirando.

Estuvimos un rato y el chico se corrió varias veces.

Cuando se fue, mi marido estaba loco de deseo. Me tocó el chochito, que estaba lleno del semen del chico, y me dijo:

“¡Estoy a mil, te voy a follar como nunca!”

Y vaya que si lo hizo.

Al final, cuatro horas de follar sin parar con dos hombres, de una forma loca y llena de deseo.

Morbocornudos trio con mi marido

Me temblaron las piernas toda la semana, y no podía parar de masturbarme en el trabajo, en casa… cada vez que lo recordaba.

Y la cosa mejoró con el tiempo

Después de aquella noche tan morbosa, hemos quedado con otros muchos corneadores también muy agradables y unos máquinas en la cama, que me han hecho disfrutar como una loca.

Un día quedamos en el cine con dos chicos. Mi marido se sentó en la fila de atrás, y los dos chicos a ambos lados. Fuimos a una sesión de última hora, y no había casi nadie.

Fue impresionante. Un día os lo contaré con todos los detalles.

Al final, lo mejor resultó ser el buen rollo increíble que encontré en nicobronipago.

Eso me permitió hacer realidad mis fantasías.

Muchos de los hombres con los que he quedado para tener sexo real han contactado con nuestro perfil por referencias de algunos corneadores con los que habíamos estado previamente y nos fiábamos de su discreción para hablarle de nosotros a chicos tan educados como ellos.

Esto nos ayudó mucho a soltarnos y a disfrutar de un sexo desinhibido y sin ataduras.

Así que, si estás interesada o interesado en tener una buena experiencia sexual llena de morbo con personas reales y educadas, no dudes ni un segundo en registrarte en nicobronipago.com.

Verás la diferencia con otras webs.

Lo más llamativo

Y para que sepas de que te hablo, te quiero dejar algunas de las cosas que más me llamaron la atención de nicobronipago. Seguro que te pueden ayudar.

-Registrarse es muy sencillo

-Las fotos se publican al instante.

-Puedes editar tus fotos o escribir comentarios fácilmente.

-La gente es real y educada.

-Los usuarios suben sus fotos actualizadas (para evitar sorpresas).

-Todo el mundo tiene claro para qué es la web y no te hacen perder el tiempo.

-Puedes intercambiar mensajes con otros usuarios de forma fluida.

-Las citas se planifican en nada de tiempo.

-No hay dinero de por medio.

-El morbo está asegurado 100%.

 

Conclusión

Espero que mi experiencia te haya ayudado si estás buscando una web de contactos real y seria.

Si no tienes demasiado tiempo para investigar o estás cansada o cansado de andar por el desierto sin encontrar nada en condiciones, no dudes que en nicobronipago vas a encontrar lo que andas buscando.

Además de zorritas y corneadores como nosotros, también descubrirás multitud de parejas liberales, singles, gays, etc. con muchas ganas de fiesta y todo con un buen rollo increíble.

Verás que diferencia.

¡Nos vemos en nicobronipago.com!

Únete gratis a la página preferida por las mujeres y parejas liberales

A %d blogueros les gusta esto: